Guía para pedir un lease en Australia. Todo lo que necesitas para alquilar tu propia vivienda

Si eres de las personas que prefieren alquilar una casa para ti sola -en vez de compartir piso- y no tienes ni idea de cómo es el proceso para pedir un lease en Australia, no te preocupes, ¡no es tan complicado! ¡Menos aún, si cuentas con nuestra ayuda!

Hoy queremos explicarte todo lo que necesitas para alquilar una vivienda para ti solito en el país de los canguros.

llaveros

¿Por dónde empiezo si quiero pedir un lease?

Lo primero que te recomendamos para comenzar con la búsqueda de tu nuevo hogar es que eches un vistazo en Domain o Realestate. Son los buscadores más utilizados en Australia para los que queréis vuestro propio lease (contrato de alquiler).

Normalmente si quieres alquilar tu propia casa, los contratos suelen tener una duración de entre 6 o 12 meses, dependiendo del agente, te dan una opción u otra. Este trámite es un poquito más laborioso que alquilar una habitación ya que te pedirán documentos como el pasaporte, el visado, soporte financiero, carta de recomendación y referencias. También deberás tener en cuenta la bond, vendría a ser una fianza que debes entregar de entrada. Es una cantidad importante de dinero. Generalmente te piden 2 semanas de ‘bond’ + 2 semanas de alquiler.

Lo primero que tendrás que hacer es registrarte en una de las plataformas. Por ejemplo, RealEstate. Para utilizar la web de RealEstate lo único que debes hacer es crear una cuenta, definir tu presupuesto y las características del inmueble que buscas. Después de hacer la búsqueda te aparecerán las diferentes opciones a las que puedes optar.

Debemos advertirte que en muchas ocasiones te encontrarás con que la realidad no es tan bonita como las fotos que muestran. Así que la mejor opción es que elabores un listado de las casas que te gustan y pidas visitarlas. Puedes elegir uno o dos días para ir de “inspections” y acumular todas las visitas que puedas.

pareja pintando

Solicita varias inspections

Las inspections son visitas a las viviendas que estás interesado para asegurarte de que son de tu agrado y en caso de que así sea, optar a ellas como arrendatario.

Debes considerar que alquilar una casa en Australia es una especie de casting en el que es muy probable que haya más personas interesadas en el mismo inmueble que tú. Por ello, es muy importante que aportes toda la documentación que te solicitará el agente inmobiliario para que tengas más probabilidades de ser seleccionado.

habitacion vacia

La solicitud de optar a un lease en Australia -como otras muchas cosas en el país- funciona a través de un sistema de puntos. Cuantos más documentos aportes a tu solicitud más puntos sumarás y, por tanto, más probabilidades de quedarte con la vivienda tendrás.

Dependiendo del agente o de la inmobiliaria te pedirán más o menos documentos, pero te vamos a explicar a continuación cuáles son los más comunes.

¿Qué documentos necesitaré para solicitar una propiedad de alquiler o lease?

Cuando hayas visitado varias casas que te gustan y te decidas por una de ellas, es hora de pedir el alquiler de la vivienda. Para hacer esto, deberás completar un formulario de solicitud de alquiler, ya sea a través de Renter Resume o el sistema que te ofrezca el agente.

Además de este formulario, la documentación que suelen pedir normalmente es la siguiente:

  • Tu identificación. Lo más habitual es que presentes tu pasaporte. También aceptan el carné de conducir, la tarjeta del Medicare (solo lo tienen los residentes permanentes), tu certificado de nacimiento, el registro de tu automóvil o la tarjeta de atención médica.
  • Referencias profesionales / personales. Debes aportar varios nombres y datos de contacto de personas que puedan dar una recomendación positiva sobre ti.
  • Copias de recibos de alquiler. En caso de que hayas tenido un alquiler previo en el país.
  • Un rental ledger (o tenant ledger) que muestra tu capacidad para pagar el alquiler con regularidad y puntualmente. Solo para los que hayan tenido alquileres previos.
  • Copias de cuentas en la que se hayan cobrado servicios como el agua y la luz. También para personas que hay tenido domiciliado estos servicios anteriormente.
  • Extractos bancarios y recibos de pago para demostrar ingresos. Las nóminas te las pueden facilitar la empresa para la que trabajes o de una declaración de ingresos de Centrelink.

En la mayoría de los casos, se te pedirá que alcances un mínimo de 100 puntos antes de que se considere tu solicitud. Si crees que no podrás alcanzar estos 100 puntos de control, existe la posibilidad de negociar con el propietario o con el agente inmobiliario. Por ejemplo, facilitar documentos como el carnet de conducir, a parte de tu identificación, sumará puntos. ¡Si es el carnet de conducir australiano aún mejor!

Si has tenido algún tipo de problema con un alquiler previo es mejor que lo comentes directamente ya que la mayoría de los agentes tienen acceso a las bases de datos de alquiler. En ellas pueden consultar los inmuebles que has alquilado y si todo fue bien o no durante tu estancia.

grupo de amigos en casa

Algunos consejos o AussieTips para conseguir el lease

  • Es muy probable que si estás decidido a alquilarte una vivienda a tu nombre en Australia sea porque tienes en mente pasar una buena temporada en Australia y seguramente te toque hacer más gestiones parecidas a la solicitud del alquiler de una vivienda. Por tanto, antes de empezar con el proceso y teniendo en cuenta que cualquier gestión que implique algo de burocracia suele funcionar a través de un sistema de puntos, no está de más que te saques todos los documentos australianos que puedas. Por ejemplo, el carné de conducir. Suelen darle más peso a los documentos (más a los que prueban tu identidad o tienen foto) que están avalados por cualquier autoridad australiana, que a los extranjeros.
  • Cuando vayas a las inspections, se puntual y educado. Recuerda que ellos tienen que elegirte a ti para ser el nuevo inquilino.
  • Si tienes pareja y los dos están trabajando, es mejor que hagan la solicitud a nombre de los dos. Cuanta más seguridad tengan ellos de que no vas a tener problemas para pagar mejor.
  • Si visitas una casa que te gusta, haz la solicitud lo antes posible. Las solicitudes son procesadas en orden de llegada.
  • Es más sencillo solicitar un transfer de un lease, que hacer el proceso desde cero. Un transfer es un traspaso de la titularidad del contrato de alquiler.
  • Es mucho más fácil que te concedan un lease si no tienes mascotas y si buscas a las afueras de la ciudad, ya que habrá menos demanda y además será más barato.
  • Compara las viviendas furnished y unfurnished. Es decir, aquellas que vienen amuebladas o las que no. Aunque pueda parecer más costoso y pesado, a veces, sale más a cuenta alquilar una casa sin muebles. De entrada, pensarás que es una inversión muy alta y que después al irte del país tendrás que venderlo todo pero el mercado de segunda mano en Australia funciona muy bien, y si te organizas bien puedes encontrar cosas a muy buen precio y venderlas muy fácilmente cuando lo desees.
  • Al hacer la inspection pregunta si las facturas (electricidad, gas y agua) van incluidas en el precio del alquiler y fíjate bien que después, lo que te han dicho, coincide con lo que dice el contrato.

¿Te ha sido de utilidad este artículo? Danos 5 estrellitas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *